Historia de Escuela Profesional de Antropologia

HITOS DE LA HISTORIA DE LA ESCUELA PROFESIONAL DE ANTROPOLOGÍA

DESCRIPCIÓN

La Escuela Profesional de Antropología, es una unidad académica acreditada adscrita a la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Altiplano. Tiene el propósito fundamental de contribuir con el bienestar de la población de la región y el país, mediante la comprensión de la diversidad sociocultural, la promoción del desarrollo humano con enfoque intercultural, la valoración de las sabidurías milenarias de los pueblos originarios y la conservación de su patrimonio material e inmaterial; a través de la formación de profesionales de calidad y con sólidas competencias teóricas y metodológicas para insertarse en el mercado laboral que la sociedad requiere, para el logro de una sostenibilidad digna, decente y con justicia social.

La Escuela Profesional de Antropología, se sustenta en un régimen académico flexible y por competencias, con un periodo formativo de cinco años organizados en 10 ciclos lectivos. Cuenta con una plana docente y administrativa calificada, para brindar una enseñanza de calidad a los estudiantes y una atención eficiente y afectiva a la comunidad. La infraestructura y logística académica está constituida por ambientes modernos para aulas, auditorios, laboratorios, bibliotecas, talleres y salas de trabajo acondicionadas y equipadas con instrumental de avanzada tecnología.

La Escuela Profesional de Antropología está empeñada en constituirse en la pionera en la formación profesional de calidad, para la comprensión y la promoción de la cultura, en la perspectiva de contribuir en el direccionamiento de los procesos de cambio con sentido humano que la sociedad necesita

HITOS Y RETOS DE SU HISTORIA

La creación de la Escuela Profesional de Antropología, como entidad académica universitaria para formar profesionales capaces de comprender, sistematizar y contribuir al cambio de la realidad histórico social andina, es producto de la convergencia de múltiples factores, entre los que podemos destacar:

  • La necesidad de sistematizar la herencia histórico cultural de las civilizaciones que ocuparon el espacio altiplánico, creando un inmenso patrimonio material e inmaterial que no solo permanecen en el recuerdo, sino que siguen manteniendo vigencia y continuidad en las mentes y las acción de las actuales generaciones de quechuas, aimaras y mestizos. Esta necesidad se manifiesta en la demanda de intelectuales de las ciencias sociales, de la salud y las ciencias tecnológicas; que asisten a eventos científico académicos de la región, el país y el mundo, principalmente la jornadas peruano bolivianas.
  • Las demandas sociales de los pueblos del interior del Departamento, especialmente el pueblo de Juli que conducidos por sus autoridades y líderes de la sociedad civil organizados en el Frente de Defensa de los Intereses del Pueblo de Juli (FEDIP), desarrollan sendas jornadas de movilización social, visitas y diálogo con las autoridades universitarias de entonces, para la creación de filiales de la Universidad Técnica del Altiplano (UNTA) en su localidad, como una forma de participar en el escenario oficial nacional y salir del olvido y el atraso. Hechos que se concretizan en el memorial del Pueblo de Juli del 21 de enero de 1980 en el que se solicita la Creación de los Programas de Antropología y Turismo.
  • El rector de la UNTA, Dr. Julio Amílcar Bustinza Menéndez, en concordancia con la demanda social Juleña, dispone por acuerdo de Consejo Universitario la necesidad de descentralizar la Universidad, para lo cual se constituyen sendas comisión elaboradoras de los proyectos respectivos. Para el caso de Antropología y Turismo, se encarga a los docentes del Departamento de Humanidades Ant. Arrufo Alcántara Hernández (Presidente), Prof. Platón Griseldo Palomino Quispe y Soc. Juan Casalino Quiroz, la formulación del Proyecto de Creación de las Carreras de Antropología Y Turismo con sede en Chucuito-Juli; mediante Resolución Rectoral N° 1251-80-UNTA de fecha 29 de Diciembre de 1980.
  • Por Resolución Rectoral Nº 300-81-R-UNTA, el 29 de abril 1981, se crean los programas académicos de Antropología y Turismo, designándose a los profesores Principales del Departamento de Humanidades Percy Chepiu Salazar y Sonia Benavente, la responsabilidad de dirigir su implementación y Funcionamiento. Durante 7 años los docentes y estudiantes realizan las actividades académicas y muchas otras de índole social, con instituciones y gremios de la localidad, quienes contribuyeron con infraestructura, mobiliario y el acceso de muchos jóvenes de la zona a los estudios universitarios. Sin embargo, por restricciones presupuestarias la Universidad se ve limitada para satisfacer las necesidades de carácter logístico y de servicio social a los estudiantes. Estas fueron las causales para que los estudiantes demanden la centralización de las carreras a la sede central de la ciudad de Puno, hecho que se consumó en 1981.
  • Durante las tres últimas décadas, La Escuela Profesional de Antropología, cuenta con una plana docente calificada con dedicación a la enseñanza, la investigación y la proyección social, destacando su labor en la publicación libros y revistas, sobre la diversidad cultural de la realidad andina y participando en forma permanente en la organización y asistencia a eventos académicos y científicos nacionales e internacionales.
  • Esta proficua labor de la comunidad antropológica de la escuela, le ha permitido trascender la evaluación externa de la Agencia Evaluadora de la Calidad Educativa (AECEDU) de Lima, para alcanzar la ACREDITACIÓN por el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE), mediante Resolución de Presidencia del Consejo Directivo Ad Hoc No. 053-2016-SINEACE/CDAH-P, del 20 de mayo del 2016. Esta certificación otorga un nuevo estatus institucional de la Escuela, convirtiéndola en la Primera Escuela de Antropología del país en ser acreditada. Al mismo tiempo, el gran reto de convertirse en una unidad académica de calidad en la formación de los futuros antropólogos, mediante la superación de los compromisos institucionales asumidos en el proceso de autoevaluación.
Imagen: 

Documento adjunto a la referencia. Actualización con éxito.

Descargar documento